Nuestros enemigos los Complejos


Ya sea en el ámbito personal, laboral, familiar etc. existe en nosotros una tendencia más o menos marcada a compararnos con los demás. Esto ocurre sin apenas darnos cuenta, ya que somos seres sociales desde que nacemos y lo hacemos de manera instintiva y natural, sin pensarlo. Al hacerlo, al compararnos lo que en realidad hacemos es una evaluación para ver en qué posición estamos en nuestro entorno, que lugar ocupamos. esto nos ayuda a evaluarnos y definirnos.

¿Lo interesante seria averiguar "por qué?" sentimos esa necesidad que nos motiva a compararnos unos con otros y "que " nos impulsa a revisarnos con respecto a los demás. y también el "como" lo hacemos.

Existe un impulso innato humano que nos lleva a autoevaluarnos en comparación con otras personas. Generalmente con personas no muy diferentes a nosotros.

Las comparaciones son muy difíciles de evitar en nuestra vida como individuos que nos relacionamos socialmente. por ello haya que ir con precaución al hacerlo. e intentar que el compararnos no llegue a ser lo que nos defina.

Haciendo las comparaciones inadecuadas o interpretándolas de mala manera, podemos llegar a frustrarnos y hacernos daño a nosotros mismos y a los que nos rodean. Una vez que nos comparamos, automáticamente surgen las diferencias y el problema viene cuando intentamos disminuir estas diferencias de entre uno mismo y con quien se compara, y se ve afectada nuestra autoestima, y lo peor genera "complejos". Entrar en el mundo de las comparaciones es entrar a una zona muy inestable donde se ven afectadas nuestra autoestima, nuestro estado de ánimo, en definitiva, nuestras mentes. Tanto si nos comparamos de forma positiva como negativa nos afectará.


Día a día nuestra mente proyecta sobre nosotros mismos, sobre los demás y nuestro entorno una visión distorsionada de la realidad. El complejo es una fuerza invisible que nos asfixia, que se filtra en todo nuestro ser y nos envuelve.

Si tenemos complejo de inferioridad estamos seguros de que somos peores que los demás humanos, más pequeños, más indefensos, más inútiles. Solemos tener una tendencia a sentirnos menos que los demás, el medio en que vivimos, la sociedad que nos rodea nos hace sentir menos guapas, menos listas, menos inteligentes, menos capaces,etc,,si te dejas llevar por estas emociones y todo lo que generan te encontraras viviendo una vida triste. No es fácil porque no se trata de decir " a partir de hoy nada me afectará", no basta con decirlo, sino que hay que saber hacerlo bien.

Al vivir con eso instalado en nuestra mente sufrimos mucho, y lo peor es que hace que actuemos de forma inconsciente y desesperada. bien para reafirmar la pobre opinión que tenemos de nosotros mismos o bien para demostrar que no somos así.

pero, nos preguntamos:

¿qué tanto de eso es verdad? ¿cómo llego esa idea a tu cabeza? ¿es real lo que pensamos de nosotros mismos?

" también los animales tienen posibilidad de sentir complejos o eso nos diferencia con los humanos?

la palabra complejo siempre la relacionamos con algo negativo. La mayoría de los complejos tienen su origen en la infancia. por ejemplo: una familia que infravalora a sus hijos, que los lastima verbalmente a través de la ironía o el desprecio genera profundos traumas. Más tarde estos traumas se afianzan en la adolescencia, la falta de herramientas y de autoestima al ir creciendo hace que los complejos se hagan fuertes.

Ser demasiado negativo nos hará perder amigos. " no valgo para nada " " nada me sale bien ". el complejo de inferioridad puede estar estrechamente relacionado con una vida pesimista.

Piensa si realmente eres inferior, ¿cuál es la diferencia entre tú y ellos? ¿que criterio sigues para compararte? ¿dinero,? ¿belleza? ¿ y que tal si dejamos de hacerlo?

Observa que la gran mayoría de las veces la diferencia radica en la actitud mental, en los pensamientos. Por muy reales que parezcan, los pensamientos son solo pensamientos .si creemos que somos inferiores, nos sentiremos inferiores. pero si nos creemos que somos Napoleón seremos Napoleón. Usemos comparaciones que nos dan energía " si otros pueden, yo también puedo" o mejor: NO NOS COMPAREMOS EN NADA.

Un pensamiento puede ser muy poderoso, y solo es eso "un pensamiento". igual que aprendemos a que somos inferiores, podemos desaprenderlo.

por eso es importante tener pensamientos sanos y realistas. en nuestra vida nos han enseñado querernos más o menos. a veces el problema no es que nos hayan querido más o menos, sino que nos lo han expresado de una forma más acertada o menos acertada.

La única persona capaz de decirte lo que eres capaz de hacer, eres tú mismo.

Nadie en más que tú y u no eres más que nadie,

Pocas sensaciones pueden ser más satisfactorias y liberadoras como dejar ir nuestros complejos.



33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo